Piojos al acecho: todo lo que debes saber sobre el tratamiento de piojos

Con las pequeñas oleadas de calor y la irregularidad de las temperaturas durante los últimos años, los piojos pueden proliferar más que nunca en cualquier época de año.

Y, aunque sus principales fechas son en septiembre – octubre y primavera, los padres tenemos que estar preparados para la batalla de los cabellos. No solo la de los más pequeños, sino también la de los adultos en casa.

Es esencial recordar que los piojos se transmiten con la misma facilidad en adultos y niños. Y, si bien los piojos acostumbran a llegar a casa por el colegio, también pueden llegar a hacerlo por el trabajo u otros entornos sociales.

A continuación, abordamos los temas de mayor importancia sobre cómo prevenir piojos y, sobre todo, cómo combatirlos:

¿Qué son los piojos?

Los piojos, también denominados Pediculus humanus capitis, son pequeños insectos que pueden encontrarse tanto en adultos como en niños y su tratamiento consiste tanto en eliminar a los ejemplares adultos, como las liendres, nombre de los huevos de piojo.

¿En qué edad suelen aparecer más comúnmente los piojos?

Los piojos acostumbran a ser más populares en niños de entre 3 y 12 años. Esto no quiere decir que no pueden aparecer en otros círculos, sino que estos son más propensos a ser portadores.

¿Cómo funciona el contagio?

El contagio se transmite por contacto directo e indirecto. En otras palabras, el contagio de piojos tiene lugar cuando dos cabezas están directamente en contacto o comparten alguna prenda y/o superficie como:

  • Gorros
  • Sombreros
  • Peines
  • Cepillos
  • Horquillas
  • Cintas de pelo
  • Bufandas
  • Almohadas
  • Sofá

El caso de la prenda como el sombrero es un ejemplo perfecto para entender cómo los piojos se mueven: los piojos se contagian porqué se caen del cabello de la persona portadora y se agarran a los hilos del sombrero. Una vez la otra persona se lo pone, el piojo se desprende y se agarra en la cabellera de esta última, dejando larvas que proliferen sus números.

Es muy importante conocer que los niños con piojos pueden no saber que los tienen, ya que los huevos de estos insectos tardan en eclosionar entre 7 y 10 días, con lo que no hay ningún indicio ni picor. De ahí, la importancia de la prevención en épocas de calor.

El tema de contagio de piojos se relaciona directamente con la higiene de la persona y que, en muchos casos, comporta un rechazo social. Sin embargo, tener o no piojos no tiene nada que ver con la higiene diaria de la persona, sino con la temperatura de la zona en la que vivimos y la prevención. Y es que todos somos susceptibles de coger piojos.

Derivado de este estigma social, se piensa que cualquiera que esté cerca de una persona con piojos puede contagiarse. Cabe decir que los piojos no pueden saltar, volar ni nadar, con lo que compartir un mismo espacio no incentiva su contagio, sino que siempre es necesario tener un contacto de cabeza a cabeza directo o indirecto.

De esta manera, podemos desmentir uno de los grandes mitos de los piojos: los piojos se pueden transmitir por el agua. Nada más lejos de la verdad, los piojos en el agua entran en una especie de estado de letargo en el cuál no se mueven, con lo que su contagio es casi imposible.

¿Cómo eliminar a los piojos?

Abordamos directamente todo lo que se debe hacer cuando se quiere tratar un cabello con piojos:

  1. Avisar

En caso de que sea trate de un niño, es esencial avisar al centro educativo para que pongan en alerta a todos los padres y madres.

Haciendo énfasis en lo previamente mencionado, los pijos acuden a todo tipo de cabezas, sin importar el tipo de higiene que tengan, ya que estos se alimentan de la piel.

Sin embargo, la higiene sí que juega un papel fundamental en su erradicación, así como el control es vital en las fases de prevención.

 

 

  1. Evitar el contagio con otras personas

Como ya hemos explicado previamente, los piojos se contagian por contacto directo, con lo que deberemos tener mucho cuidado de que los niños que tengan piojos no junten la cabeza con otros niños.

Los momentos en casa y en el recreo es cuando bajamos más la guardia, ya que estamos en un momento de ocio y descanso.

Sin embargo, estas situaciones son en las que debemos tener más cuidado con los piojos. Por ello, es importante evitar juegos que incluyan roce de cabezas o, incluso, intercambio de prendas como diademas o peines.

En caso de que convivamos con una persona que tiene piojos o le hayamos prestado alguna prenda para la cabeza, debemos pasar dicha prenda por un fuerte lavado caliente (50-70Cº).

Esto también incluye sábanas, fundas del sofá y toallas. Los piojos se pueden caer en cualquier parte, con lo que debemos ser muy conscientes de ello para prevenir volverlo a coger.

 

  1. Tratamiento capilar

La única forma de eliminar los piojos es a través de tratamientos especializados. Desde Kamel Dermofarmacia, recomendamos utilizar siempre productos con base de vinagre de vino, ya que ataca lo más difícil de eliminar: las liendres de piojos.

Aplicando el producto y dejando reposar durante unos 10 o 15 minutos con un gorro que recoja todo el pelo, estamos eliminando el adherente de las crías de piojos al cabello y asfixiando a los ejemplares adultos.

En cabellos largos o muy largos, se recomienda dejar mayor tiempo (alrededor de unos 25 o 30 minutos) para asegurar su efectividad.

Además de ser un producto perfecto para los piojos, el champú de vinagre de 500 ml de Kamel sin parabenos aporta brillo y limpieza a la melena. Igualmente, gracias a sus ingredientes activos, como el vinagre de vino, también se puede utilizar como dermopurificante.

Tras el tiempo de aplicación, se debe aclarar el pelo con abundante agua y secar hasta dejarlo húmedo.

 

  1. Limpieza del cabello

Una vez hayamos lavado el cabello y secado hasta dejarlo húmedo, debemos comenzar con su limpieza.

Efectivamente, el champú se encarga de eliminar los insectos y las crías, pero depende de nosotros limpiar el rastro que dejan estos en nuestra cabeza.

Para ello, vamos a sentar al niño o al adulto en cuestión con piojos en una silla con una toalla blanca en los hombros.

Posteriormente, comenzaremos a peinar el cabello de raíz hacia las puntas y hacia atrás. Es muy importante prestar atención a la toalla blanca, ya que aquí caerán la mayoría de los piojos y, al tratarse de insectos oscuros, será más fácil de distinguir con toallas claras.

Es importante pasar el cepillo para liendres y piojos, también denominado liendrera, suavemente unas 4 o 5 veces por todo el cabello y llegando, hasta el cuero cabelludo. Cuando veamos que sacamos liendres o piojos, deberemos aclarar el cepillo de nuevo antes de continuar con el peinado.

Y, sobre todo, ¡no te olvides de desinfectar la liendrera con alcohol al terminar y lavar la toalla a 50-70Cº! Si no, estas podrán ser también fuentes contagio

 

  1. Revisión y refuerzo del tratamiento

Una vez hayamos aplicado el tratamiento, deberemos pasar la liendrera cada día durante una semana para asegurar que no hay ningún insecto.

¡Y ojo con los resultados que tengamos!

Es muy importante diferenciar los piojos vivos de los muertos: si vemos que el insecto está vivo porqué se mueve, deberemos aplicar el tratamiento nuevamente desde el inicio y continuar con la semana de revisión constante.

Si, por el contrario, el piojo está muerto, esto quiere decir que el tratamiento ha sido efectivo, pero que no lo hemos atrapado con la liendrera, con lo que no debería ser causa de alarma.

Al cabo de una semana, volveremos a realizar el tratamiento de lavado igual que la primera vez. Posteriormente, haremos la revisión de restos de piojos con la liendrera ese último día.

Si no vemos más insectos después de esta última pasada: ¡Felicidades, te has deshecho de los pijos!

¡Pero no bajes la guardia! Que te hayas deshecho de los piojos no te hace inmune a volverlos a coger otra vez.

 

  1. Prevenir, prevenir y prevenir.

En Kamel Dermofarmacia lo tenemos muy claro: la única forma de prevenir contagios es prevención, prevención y más prevención.

Por eso, recomendamos hacer una revisión con la liendrera una vez por semana. Además, si lo hacemos con cuidado, estimulamos la circulación sanguínea del cuero cabelludo, con lo que es una práctica realmente saludable para conseguir un cabello fuerte.

Otra forma de prevenir es utilizando el champú de vinagre de 500 ml a principio de temporada de piojos. En otras palabras, a principios de la época escolar, a principios de primavera y durante las olas de calor que vayamos sufriendo durante el año.

¿Te ha parecido útil esta información?

¡Compártela con todas aquellas personas que le puede venir bien en la lucha contra los piojos!

Escribe un comentario